Destacada

Proyecto minero Ariana podría afectar derechos fundamentales de la ciudad de Lima

La ejecución del proyecto minero Ariana podría incurrir en afectaciones a derechos fundamentales como el derecho al agua, y vivir en un medio ambiente adecuado y equilibrado. Conoce sus posibles afectaciones a derechos, y la acción de amparo interpuesta contra el proyecto minero. Descarga el documento e infórmate de manera responsable.

¿Ya conoces el riesgo que corre el agua de Lima?

Cerca de medio millón de ciudadanos en los barrios de Lima no tiene acceso al agua potable, millones solo cuentan con un abastecimiento insalubre, insuficiente y/o por horas. Este problema de escasez ahora podría agravarse por la incursión de la minería directamente sobre el origen de nuestros ríos.

La desprotección de los ecosistemas vitales y el incumplimiento de la normativa ambiental abren la posibilidad a una crisis por el agua en Lima. Nuestra agua está riesgo, protégela.

Mira el video para más información:

Foto: Gobierno Regional de Arequipa

El 18 de febrero, el Juzgado Constitucional de Arequipa hizo pública su sentencia sobre el caso del proyecto hidroeléctrico Laguna Azul, ubicado en el distrito de Ayo, provincia de Castilla en la región Arequipa. El fallo declaró fundada la Acción de amparo, anulando todas las resoluciones que validaban el proyecto por vulnerar la laguna Mamacocha, la laguna de manantial más grande del mundo.

La jueza constitucional Karina Apaza del Carpio, de la Corte Superior de Justicia de Arequipa declaró fundada la Acción de amparo interpuesta por la ciudadanía del distrito de Ayo, al vulnerar su derecho constitucional a un ambiente equilibrado. De este modo, quedaron anuladas todas las resoluciones y documentos de parte de la Autoridad Regional Ambiental (ARMA), el Gobierno Regional de Arequipa y el Ministerio de Energía y Minas, que validaban unilateralmente la viabilidad del proyecto. Asimismo, se determinó la responsabilidad en los funcionarios que emitieron las resoluciones que validaban el proyecto vulnerando el proceso administrativo.

Imagen: RPP

Para determinar el fallo se realizaron múltiples estudios que evidenciaron el impacto que tendría el proyecto hidroeléctrico sobre el ecosistema vulnerable de Mamacocha. Las investigaciones dieron cuenta de que este oasis es habitado por una diversidad única de especies de flora y fauna. Incluso es hogar de nutrias marinas, una especie en peligro de extinción, cuya presencia natural en los andes es una rareza. Vestigios de arte rupestre y alfarería prehispánicas en el lugar, dan cuenta la excepcionalidad de la laguna, que es venerada desde épocas remotas.

En 2018, Mamacocha fue declarada como Maravilla Natural por la Comunidad Andina por la prestación de servicios ambientales y ecosistémicos, la diversidad biológica que alberga y su alto valor paisajístico y cultural. El mismo año, mediante una ley, el ecosistema fue declarado de interés nacional para su protección.

Actualmente, esta joya natural es aprovechada por 70 familias de Ayo que se dedican al turismo, actividad que habría sido perjudicada significativamente por la afectación del paisaje. Cabe resaltar que el Ministerio de Turismo ha realizado una inversión (273 millones de soles) para el desarrollo de un corredor turístico en la zona, mayor a la que supone el proyecto Laguna Azul (60 millones de dólares).

Imagen: Patacala

Por estos motivos, desde la presentación del proyecto en 2014, la ciudadanía local y de las provincias de Castilla, Camaná y Caylloma han manifestado en mayoría su oposición al proyecto Laguna Azul. Según la jueza el fallo de la Corte Superior de Arequipa hace justicia a los reclamos de la población ante la vulneración de sus derechos ambientales, recalcando la necesidad de cumplir estrictamente la legislación ambiental para evitar la afectación del medio ambiente. El caso de Mamacocha constituye un precedente muy importante para la defensa de los ecosistemas vulnerables en el Perú.

EL PROYECTO ARIANA Y EL AGUA PARA LIMA

Publicado en OtraMirada, 28 de enero de 2020.-

Por: José de Echave

La empresa dueña del proyecto minero Ariana acaba de sacar un comunicado, a toda página, en el diario La República (20 de enero de 2020) en el que afirma que hay una coalición de intereses, liderada por la institución CooperAccion, que busca afectar la institucionalidad jurídica del país y de todo el sector minero. Tremenda acusación. 

A continuación, vamos a precisar por qué vemos con preocupación que este proyecto se instale en la principal zona productora de agua para nuestra ciudad. En todo caso, lo que realmente importa es que la población de Lima y Callao se informe y coteje las diferentes posiciones; por supuesto nos parece muy bien que la empresa exponga su posición, pero al mismo tiempo esperamos que muestre un poco más de tolerancia en relación a otros puntos de vista.  

El proyecto Ariana, Sedapal y la supuesta campaña de desinformación 
La ficha técnica de Ariana habla de un proyecto polimetálico de socavón, que se ubica en la provincia de Yauli, Junín, precisamente en la zona donde se ubica desde hace décadas el Sistema Marcapomacocha, que como se sabe abastece de agua a la población de Lima y Callao. Forma parte de toda esta infraestructura, el Túnel Trasandino Cuevas Milloc, que permite el trasvase de aguas de la cuenca del Mantaro a la del Rímac. Precisamente, en una zona próxima al Túnel Trasandino, se pretende construir instalaciones como la presa de relaves de la mina Ariana.  

Desde un inicio hemos insistido en que no somos los únicos que estamos preocupados por la construcción de este proyecto. En relación a la preocupación que ha mostrado SEDAPAL sobre Ariana en varios momentos, podríamos citar una larga lista de comunicaciones enviadas al Ministerio de Energía y Minas, al despacho de la congresista Marisa Glave, diversos informes de las propias instancias de Sedapal y otros informes encargados a consultoras, etc. 

En el pronunciamiento, la minera Ariana señala que desde el año 2014 han coordinado y compartido con Sedapal, a través del Ministerio de Energía y Minas (MINEM), los resultados de estudios “que demostraron que no habrá impacto o peligro alguno sobre dicho túnel” (se refieren al túnel transandino). Además, señalan que se atendieron todas las preocupaciones de Sedapal. Sin embargo, posteriores comunicaciones de Sedapal al propio Ministerio de Energía y Minas no se condicen con los dichos de la empresa. 

Por ejemplo, en una comunicación que envía el Gerente General de SEDAPAL -el 7 de agosto de 2019- a la Jefa del Gabinete de Asesores del Despacho Ministerial del Ministerio de Energía y Minas, afirma que han definido unos términos de referencia que contienen los estudios, “que a criterio de Sedapal, deben ser realizados por una consultora de prestigio internacional, para garantizar la no afectación de las operaciones del Proyecto Minero Ariana sobre la infraestructura física del Sistema Marca, incluyendo el Túnel Trasandino Cuevas-Milloc; es decir, sobre la confiabilidad en la cantidad y calidad del agua que se trasvasa a la ciudad de Lima para su abastecimiento”. 

¿Esto se condice con lo que afirma la empresa en su comunicado? ¿En Sedapal se sienten tranquilos y todas sus preocupaciones han sido atendidas, como señala Ariana? ¿No hay  preocupación por las posibles afectaciones o por riesgos potenciales de las instalaciones de Ariana sobre la infraestructura del Sistema Marca? 

Finalmente, también debemos señalar que aumenta nuestra preocupación cuando nos  enteramos de los antecedentes de la empresa en otras zonas del país. La dueña de Ariana, la empresa Southern Peaks, también fue operadora de Compañía Minera Quiruvilca y como señala un reciente artículo publicado en el diario El Comercio (6 de enero de 2020), “Quiruvilca no sólo ha sido invadida por centenares de mineros informales de La Libertad y Cajamarca, sino que se ha convertido en una fuente visible de contaminación para el río Moche, debido al abandono de las labores de remediación ambiental que debieron ejecutar los dos últimos operadores de la mina: Southerns Peaks y el boliviano Luis Sáenz”. Basta revisar las respectivas resoluciones del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental para confirmar lo que se dice en la nota de El Comercio.

Fuente: http://www.otramirada.pe/el-proyecto-ariana-y-el-agua-para-lima

SOUTHERN PEAKS MINING, ENTRE QUIRUVILCA Y ARIANA

Por Observatorio de Conflictos Mineros, 15 de enero, 2019. – Southern Peaks Mining, que pretende llevar adelante el proyecto minero Ariana (distrito de Marcapomacocha, provincia de Yauli, región Junín), en la principal zona productora de agua para Lima y Callao, tiene antecedentes que preocupan. Uno de estos antecedentes tiene que ver con la Unidad Minera Quiruvilca (La Libertad) cuando precisamente Southern Peaks era la empresa operadora. Vamos a detallar algunos de los hechos más importantes.

Hasta donde hemos podido confirmar, Southern Peaks Mining tuvo a su cargo la Compañía Minera Quiruvilca desde el 20 de septiembre de 2012 hasta el 26 de julio de 2015. En ese período el Organismo de Evaluación Fiscalización Ambiental (OEFA) sancionó a la minera dos veces por falta de medidas de previsión y control sobre los depósitos de relaves y el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (OSINERGMIN) la sancionó una vez por infringir condiciones de estabilidad física.

Los hechos fueron los siguientes:

  • En octubre de 2012, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental inspeccionó la Unidad Minera Quiruvilca y constató que la empresa “no evitó ni impidió que las aguas provenientes de la bocamina Almirvilca del drenaje de la desmontera Codiciada y del laboratorio químico y metalúrgico, se acumulen en la poza de grandes eventos, la cual no se encuentra impermeabilizada”, tal como señala la Resolución Directoral N° 988-2015-OEFA-DFSAI[1]. El OEFA declaró la responsabilidad administrativa de la Compañía Minera Quiruvilca.
  • La empresa fue inspeccionada en junio de 2014 por el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) y en la Resolución Directoral que emitió años después (N° 85-2016-OEFA/DFSAI[2]) declara: “la existencia de responsabilidad administrativa de Compañía Minera Quiruvilca S.A. al haberse acreditado que no adoptó las medidas de previsión y control a fin de evitar o impedir que el agua del subdrenaje, proveniente del depósito de relaves Santa Catalina, discurra sobre suelo, luego sobre la quebrada Santa Catalina y finalmente al río Shorey. Nuevamente, el OEFA declaró la responsabilidad administrativa de la Compañía Minera Quiruvilca.
  • En febrero de 2014, el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (OSINERGMIN) constató (Resolución de Gerencia de Supervisión Minera N° 1096-2016[3]) el incumplimiento con las normas técnicas requeridas para garantizar la estabilidad física del depósito de relaves Santa Catalina determinando que “existe la certeza de que el incumplimiento de Quiruvilca no asegura la estabilidad física del depósito de relaves”.

Esto significa  que la empresa habría infringido dos veces el Artículo 5° del Reglamento para la Protección Ambiental en la Actividad Minero-Metalúrgica, aprobado mediante Decreto Supremo N° 016-93-EM. La empresa también habría infringido el artículo 335° del Reglamento de Seguridad y Salud Ocupacional en Minería y su principio de prevención de riesgos. Si bien el proceso de sanción terminó después de la venta de Quiruvilca y la empresa puede ejercer los derechos de apelación que la legislación le confiere, la normativa indica que las acciones posteriores a la detección de la infracción no eximen de la responsabilidad administrativa correspondiente.

Como se sabe, en la actualidad la zona donde se ubica Quiruvilca ha sido declarada en emergencia. Autoridades de todos los niveles de gobierno han intervenido para declarar en emergencia al Río Moche, dado que se ha seguido vertiendo aguas ácidas provenientes de la Unidad Minera Quiruvilca. Esta es la quinta declaratoria de emergencia en la zona, que presenta indicadores muy por encima de los Estándares de Calidad Ambiental (4 veces en cromo, 17 veces en arsénico y 24 veces en cadmio).

Como señala un reciente artículo publicado en el diario El Comercio (6 de enero de 2020):

“Quiruvilca no solo ha sido invadida por centenares de mineros informales de La Libertad y Cajamarca, sino que se ha convertido en una fuente visible de contaminación para el río Moche, debido al abandono de las labores de remediación ambiental que debieron ejecutar los dos últimos operadores de la mina: Southerns Peaks y el boliviano Luis Sáenz”.

Documentos Anexos:

[1] Resolución Directoral N° 988-2015-OEFA-DFSAI
[2] Resolución Directoral N° 85-2016-OEFA/DFSAI
[3] Resolución de Gerencia de Supervisión Minera N° 1096-2016

Fuente: Observatorio de Conflictos Mineros

http://conflictosmineros.org.pe/2020/01/15/southern-peaks-mining-entre-quiruvilca-y-ariana/

Peruanos desconocen que maravilla del Perú se encuentra en peligro por la minería

Recientes noticias en redes sociales han denunciado que el 22 de enero de 2018, el Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (INGEMMET) hizo pública una concesión minera de 1000 hectáreas, que comprometería la zona turística conocida como las Aguas Turquesas de Millpu, en los distritos de Huancaraylla y Huamanquiquia, provincia de Víctor Fajardo en la región de Ayacucho.

La concesión minera Sombrero 38, de la empresa Sombrero Minerales S.A.C., fue presentada en 2017, actualmente se encuentra en etapa de estudio y cuenta con la autorización para el ingreso del personal minero a la zona. Si bien la zona comprometida se encuentra a 10 kilómetros de las piscinas naturales, esta se ubica río arriba sobre las fuentes del río Millpu.

En 2015 el lugar fue revalorizado como zona turística, haciéndose famoso por su belleza paisajística, pero como su nombre quechua lo indica, su función ancestral es la distribución de recursos hídricos. Este territorio es parte de un extenso sistema de gestión del agua compuesto de bofedales, microcuencas, lagunas, cataratas, millpus (canales de captación) y ojos de agua, que abastecen a la actividad agropecuaria, acuícola y el consumo humano de las comunidades cuenca abajo.

El hecho ha suscitado la oposición de las comunidades de Llusita, Huancarayllina, Fajardina y del centro poblado de Circamarca, que han conformado un Frente de Defensa para la preservación de sus recursos hídricos, turísticos y la salud. Aún se requiere realizar un estudio hidrológico que determine la posible afectación del agua, pero debido a la importancia del sistema hídrico y su arraigo cultural para las comunidades locales, la actividad minera en este territorio se presenta riesgosa.

6 de enero de 2020
CON EL RUEGO DE SU DIFUSIÓN